¿Tenés que dar una charla? Trucos para atrapar a tu audiencia

(iSTOCK)

 
Una presentación en público sólida crea una experiencia integral para informar de manera efectiva a tu audiencia sobre distintas temáticas. Por eso,

para asegurarte de que tus presentaciones resuenen, te sugerimos hacerlas memorables usando la técnica de narración de cuentos (storytelling en inglés).

La incorporación de elementos de narración en tu presentación puede hacer que tu mensaje sea aún más fuerte. Un empresario llamsdo Paul Zak reveló que las historias basadas en contenido emocional ayudan a las audiencias a comprender y retener los puntos clave que se están hablando. Por lo tanto, contar historias puede dar vida a un tema al mismo tiempo que aumenta la participación de la audiencia. También puede ayudar a aquellos que no entienden muy bien  un tema a entender mejor el material.

Comenzá con una narrativa

Sorprendé a tu público cuando arranques tu presentación, al comenzar con una historia o una anécdota. Esto atraerá la atención al comienzo y aumentará la probabilidad de que mantengan su atención e interés en lo que estés hablando.

Una historia personal suele ser más efectiva, ya que además de atraer a la audiencia, puede ayudar a establecer una conexión entre vos y los asistentes. Es más probable que una audiencia conectada preste atención a lo que tenés que decir.

Estructurá una historia fuerte

La historia que cuentes ayudará a transmitir tus puntos clave, pero para que sea eficaz, debés decidir cómo tejerla a lo largo de tu presentación. Las historias que cuenten pueden tener distintas estructuras. Por ejemplo, pueden ser cronológicas (tal como fueron ocurriendo los eventos), por el medio de la acción (así le sumás el factor suspenso, como una crisis empresarial), con un giro en la historia (algo pasó que nadie se veía venir).

Usá elementos convincentes

Independientemente del punto focal de tu historia, asegurate de agregar suficientes detalles que le permita al público reconstruir esa historia en su cabeza. Considerá a los personajes clave de la historia y describí dónde están y qué están haciendo. Proporcioná detalles que permitan a los miembros de la audiencia crear una imagen en sus mentes.

Todas las buenas historias tienen algún elemento de conflicto o tensión, así que construí el problema o desafío para involucrar a tus oyentes. Mantenete fiel a los hechos, pero explcá el problema en cuestión y no reveles la solución de inmediato. Juegá contando varios escenarios antes de describir la resolución final para que le puedas sumar un poco de emoción en tu historia.

Sumá elementos visuales

Los elementos visuales ayudarán a respaldar tu presentación y sumarle atractivo. Sin embargo, usá estas herramientas con cuidado: las imágenes, los gráficos y otras incorporaciones visuales a tu presentación deberían agregarse a su historia, no repetir lo que está diciendo.

Y, por último, en general se sugiere terminar la historia con un llamado a la acción.

Las presentaciones de negocios con una buena narrativa crean un alto compromiso  y un impacto duradero. Mucha suerte con eso.

Sobre el Autor Belén Marty

Periodista. Generadora de contenido en Staples Argentina. Maestrando en Economía y Ciencias Políticas.

Seguime en:
>