¿Sos inaccesible en el trabajo?

Ser inaccesible en el trabajo puede generar algunos inconvenientes en la rutina laboral. Al menos esa es la conclusión que presenta un artículo publicado en el blog de la red social Linkedin.

Sobre este tema, Dorie Clarck fue la encargada de poner en palabras la importancia de convertirse en una persona accesible. Ella arranca preguntándose cuáles son esos aspectos negativos ser visto como difícil de alcanzar.

Según ella, existen dos puntos negativos a tener en cuenta: Uno es que ser así te llevará a una carrera laboral menos colaborativa y menos divertida dado que las personas tenderán a evitarte. El otro aspecto es que al ser visto como inaccesible serás malentendido más frecuentemente.

Para esto, explica, no hace falta cambiar la personalidad. “La mayoría de las veces, algunos pequeños retoques pueden marcar una gran diferencia”, indicó la experta.

“De lo que estamos hablando es de hacerte entender para que otras personas puedan ver tu verdadero yo y entender por qué eres valioso”, dijo Clark en un curso online sobre este tema. “Punto”.

 Hay tres diferentes maneras de enterarte si pertenecés al club de los inaccesibles.

Alguien te lo dice

Esta es la manera más obvia de enterarte, pero también la menos frecuente. Son pocas las personas que se atreven a decir a otra persona esto en la cara. En particular porque justamente sos visto como inaccesible y eso puede llegar a generar miedo. Y si alguien llegó a acercarte para decirte eso es porque realmente sos muy inaccesible y deberías replantearte tu forma de tratar con tus colegas y compañeros de trabajo.

Las personas reaccionan en formas que no esperabas

¿Solés ser sarcástico, pero la gente piensa que estás hablando en serio? O bien, ¿estás haciendo un punto, y la gente lo toma como un ataque personal?

La razón de esto es que podrías estar siendo visto como inaccesible. Debido a que las personas lo ven de esa manera, no han formado el mismo vínculo que tienen con otros colegas y, por lo tanto, no comprenden los matices de tu personalidad.

“La gente a menudo es extraña con extraños, pero si trabajaste con alguien por cierto tiempo, en teoría, habrás construido una relación más cálida”, dijo Clark.

A menos que haya habido algunos inconvenientes obvios, es de esperar que las personas con las que trabajes te digan “hola” o entablen conversaciones o asientan y saluden, ese tipo de cosas. Pero, si se alejan y no estás del todo seguro de por qué, es posible que estés enviándoles algún tipo de señal subconsciente de que estás demasiado ocupado o no estás interesado o que querés guardarte para vos mismo.

Pedí feedback proactivamente

Los primeros puntos mencionados más arriba son reactivos. Clarck precisó que un mejor método es ser proactivo, al solicitar retroalimentación de amigos o compañeros cercanos de tu lugar de trabajo sobre qué tan accesible sos.

“La clave aquí es cercanía y lugar de trabajo”, dijo Clark. “Cercanía porque necesitás preguntarle a las personas con las que tenés una relación de confianza sobre la impresión que estás dando. Necesitás a alguien que se preocupe lo suficiente por vos para ser honesto. Y lugar de trabajo porque las personas con frecuencia son de manera muy diferente en el trabajo y en su vida personal, y a vos te interesa escuchar a las personas que te ven en ese contexto.

El punto más importante, dice el artículo de Linkedin, está en fomentar las habilidades blandas. Para colaborar de manera efectiva y ejecutar proyectos exitosos, necesitás tener diálogos consistentes y honestos con tus colegas.

Eso significa ser accesible, y siendo accesible lograrás que esas relaciones se formen naturalmente. Y eso no implica cambiar su personalidad, solo significa hacer pequeños retoques para garantizar que la comunicación constante y clara sea la norma y no la excepción.

About the Author Belén Marty

Periodista. Generadora de contenido en Staples Argentina. Maestrando en Economía y Ciencias Políticas.

follow me on:
>