Por qué deberías probar trabajar de pie

(Istock)

¿Trabajar de parado o sentado, como siempre? Esa es la cuestión. Esa es la pregunta planteada por muchos profesionales de todo el mundo. Pero, ¿vale la pena modificar parte de la estructura de tu oficina para cambiar la postura en la que trabajás? La respuesta es un gran sí. Y aquí te explicamos por qué.

Trabajar de parado consume más calorías

Puede parecer que trabajar de parado no signifique un desafío demasiado grande para tu cuerpo pero investigaciones demostraron que podés quemar más calorías trabajando parado toda la tarde. Un informe demostró que en promedio podés consumir más de 170 calorías cada tarde solo por haber optado por trabajar de parado, en un ángulo de 90 grados.

Reducción de la enfermedad cardíaca

No requiere mucho esfuerzo trabajar desde una silla de oficina. Con el tiempo, esa falta de esfuerzo extra puede llegar a afecta tu corazón. De hecho, científicos demostraron que quedarse sentado por tiempos prolongados aumenta el riesgo de una enfermedad cardíaca por un 147 por ciento. Puede llegar a ser tan dañino que hasta el hecho de hacer ejercicio antes o después del trabajo puede no combatir el estar horas y horas sentadas en una silla.

Estar parado te hace a vos  y a tu corazón más fuerte y saludable.

Menos dolor de espalda

Quien está sentado por largos períodos de tiempo puede llegar a tener dolores de espalda. Esto se debe a que cuando el cuerpo está sentado, está experimentando estrés postural. Ese estrés adicional pone un 90% más de presión en la espalda al sentarse en lugar de pararse, según el Departamento de Ergonomía de la Universidad de Cornell. Con el tiempo, el estrés se acumula y aumenta lo que lleva al dolor crónico.

Para determinar cuál es el principal culpable de este dolor, el Centro para el Control de Enfermedades realizó un estudio. En él, encontraron que el 54 por ciento de los participantes tuvo menos dolor después de cuatro semanas de trabajar en un escritorio de parado.

Pero el estar parado no es suficiente

Los beneficios son claros. Tener un escritorio de pie puede mejorar su salud mental y física sin cuestionarlo. ¿Pero es suficiente? No del todo.

Permanecer de pie sigue siendo un comportamiento sedentario, incluso si no es tan sedentario como estar sentado. De todos modos, no estás moviendo tu cuerpo y activando el flujo sanguíneo. Entonces, aunque es mejor para vos, no es un reemplazo para la clase de spinning de la mañana o de la tarde. Las personas no están diseñadas para estar en una posición durante un período prolongado de tiempo. Recuerdá realizar recreos durante el día, incluso si estás usando un escritorio de pie.

Te puede interesar:

3 tácticas para enfocarte en la oficina

Derechos del trabajador: Cuidados que no deben pasar desapercibidos

Sobre el Autor Belén Marty

Periodista. Generadora de contenido en Staples Argentina. Maestrando en Economía y Ciencias Políticas.

Seguime en:

Comentarios cerrados

>