Home office: Cómo separar la vida laboral de la personal

(Istock)

Si bien trabajar desde casa tiene miles de beneficios maravillosos (no viajar al trabajo, no tener que vestirse bien), muchos emprendedores o freelancers todavía tienen dificultades para mantenerse productivos. Con una casa llena de ropa para doblar y series de televisión para ponerse al día, ¿cómo se puede terminar algún trabajo?

Se necesita disciplina y concentración. Con algunas prácticas regulares que te vamos a compartir te resultará más fácil dejar de lado por un momento tu vida personal cuando estés trabajando desde tu casa.

Establecé reglas para su familia

Con demasiada frecuencia, solemos escuchar a la pareja de alguien que trabaja en su casa diciendo: “Escuchame, ya que vas a estar en la casa todo el día, ¿te animás a hacerme algunos mandados?”

Es importante que tus seres queridos entiendan que el hecho de que trabajes desde tu casa no significa que estés disponible para hacer mandados y realizar tareas domésticas o cualquier tipo de trámite. Deben respetar que estás trabajando.

Es posible que, en este sentido, desees configurar horas de oficina donde no te molesten (niños incluidos). Una opción es cerrar la puerta de tu oficina/escritorio.

Guardá esas tareas hasta después del trabajo

Sí, es difícil no pasar por el lavadero de tu casa y no doblar algunas toallas cuando vas a la cocina a tomar una taza de café o prepararte el mate, pero tenés que hacer de cuenta que no hay una pila de ropa, al menos hasta que hayas terminado de trabajar por el día.

Los emprendedores que trabajan desde casa a menudo se sienten culpables de no estar haciendo más cosas en la casa, pero el hecho es que vos estás contribuyendo más a tu hogar siendo productivo con tu trabajo a distancia.

Resistí la llamada del sofá

Igual de distracción que las tareas domésticas son las opciones de entretenimiento que tenés en tu casa. Tal vez necesites un descanso después de terminar un gran proyecto, así que quizás te sientas a ver un episodio más de Handmaids Tale o el último capitulo de la serie de Luis Miguel. Antes de que te des cuenta, miraste tres capítulos al hilo y ¡tenés varios mails y mensajes de voz de algunos clientes!

Mirá su serie favorita de Netflix o la última novela que te regalaron para el cumpleaños a modo de recompensa al final de tu día laboral y no como un descanso (largo) en el medio de la jornada.

Establecé metas diarias

Si tu día de trabajo cambia a diario, una forma de asegurarte de que sigas siendo productivo es hacer una lista de los tres objetivos más importantes que necesita alcanzar cada día. Comenzá con el más grande (y difícil). Centrarte en lograr esos objetivos hará que sea más difícil ser disuadido por las minas terrestres que rodean tu casa.

Puede llevar algo de práctica, encontrar el ritmo trabajando desde casa y no distraerse con tu vida hogareña, pero una vez que lo encontrás, ¡tu eficiencia va a fluir, sin dudas!

 

Te puede interesar:

Cuáles son las startups de América Latina con las ideas más innovadoras

Kit de emergencia (pero de productos de oficina)

About the Author Belén Marty

Periodista. Generadora de contenido en Staples Argentina. Maestrando en Economía y Ciencias Políticas.

follow me on:
>