Fortalecé la imagen de tu marca con estos tres consejos

(Istock)
Designers man drawing website ux app development. User experience concept.

Construir una marca puede parecer algo que solo las grandes empresas deben pensar, pero cada emprendimiento debe configurar activamente su identidad. La marca de tu pequeña empresa le dice a los clientes potenciales quién sos vos, por qué deberían comprarte y por qué vos sos mejor opción que tu competencia.

Los propietarios de pequeñas empresas que invierten en el desarrollo de marca aumentan la conciencia, la confianza y lealtad de los clientes. La construcción de la marca también puede impulsar las ventas: una investigación muestra que más del 50 por ciento de los consumidores de los EE.UU. consideran los valores de la marca al tomar decisiones de compra.

Fortalecé la marca de tu negocio con los siguientes consejos:

Pensá cuáles son las fortalezas de tu compañía

Hablá con tus clientes para averiguar por qué hacen negocios con vos y utilizá esos conocimientos para perfeccionar tu marca. Prestá mucha atención a las palabras que usan para describir tu empresa y lo que valoran al respecto. Reuní detalles sobre las necesidades que satisface o los problemas que resuelve para identificar tu valor único.

Tu marca también debe comunicar claramente en qué se diferencia de los competidores que ofrecen productos o servicios similares. ¿Qué hacen bien? Fortalecé los mensajes de tu marca enfatizando estos puntos. Por ejemplo, podés sobresalir en ofrecer productos únicos y difíciles de obtener, o tu compañía puede ofrecer el mejor servicio al cliente, etc.

Convertí tu mensaje en materiales

Considerá contratar a alguien para que te ayude con tu trabajo de marca. Esta persona puede tomar los puntos importantes que deseás transmitir y convertirlos en algo que comunique visualmente la identidad única de tu empresa. Idealmente, el talento que contrates podrá permanecer con vos a largo plazo y ayudarte a hacer que tu marca evolucione a medida que tu negocio vaya creciendo.

También podés buscar diseñadores y redactores independientes para apoyar tus esfuerzos. Pregunte a otros dueños de pequeñas empresas a quién han contratado para hacer esto. Este trabajo requiere habilidades tanto en diseño como en redacción. También podés preguntar al proveedor qué proceso utilizan para entender realmente la marca de las compañías a las que ayudan.

Construí el kit de herramientas de tu marca

Aplicá tu marca de manera consistente en todos sus materiales de marketing y ventas. Esto significa usar la misma familia de colores, fuentes, imágenes e ilustraciones en tarjetas de visita, señalización, publicidad, stands de ferias comerciales, sitios web, redes sociales y todo lo demás. Es posible que tu audiencia no reconozca conscientemente su consistencia, pero ser inconsistente enviará una señal sutil de que su negocio carece de profesionalismo.

Los elementos importantes de la marca incluyen:

• Logotipo: inventá un logotipo potente y profesional al elegir colores y fuentes que reflejen y diferencien su negocio. Evitá obras de arte finamente detalladas y colores sutiles para asegurarte de que tu diseño aparecerá en diferentes tamaños, así como en impresión, online y en blanco y negro. Considerá cómo se verá tu logotipo en varias ubicaciones, como en tu sitio web y en el paquete.

• Tarjetas de presentación o tarjetas personales: reforzá tu marca con atractivas tarjetas de presentación que recuerdan las perspectivas de tu empresa cuando ya no te tengan cara a cara. Incluí el logotipo, número de teléfono, dirección de correo electrónico, URL y ubicación. Hacé que tus tarjetas se destaquen utilizando papel de calidad en un color llamativo adecuado para la impresión de tarjetas de este tipo.

• Presencia en la web: armá un sitio web completo para llegar a los clientes potenciales online. Si tu base de clientes está activa en las redes sociales, averigüá qué plataformas utilizan más y configurá páginas de marca en estos puntos de venta.

• Correo directo: los correos directos dirigen una tasa de respuesta promedio del 6 por ciento, en comparación con solo el 0.45 por ciento del correo electrónico. Observá algunas de las mejores prácticas para aprovechar al máximo estos correos tradicionales. En primer lugar, resaltá la acción que deseás que realicen los destinatarios. Por ejemplo, pediles que llamen a tu empresa, visiten tu sitio web o envíen un correo electrónico. Mantené el texto al mínimo para evitar el desorden. Tu correo no necesita contar toda la historia; en su lugar, dejá tu ansiedad por aprender más. Incluií una oferta especial con fecha de vencimiento.

Una vez que tu marca está donde la deseás, ayudá a tu equipo a usarla de manera consistente mediante la creación de una hoja de trucos de pautas de cómo usar tu marca. Este puede ser un documento breve que resuma lo que representa tu marca y su excepcional valor. Esta misma hoja debe incluir detalles sobre las versiones de logotipo aprobadas (manual de uso), las fuentes y las paletas de colores, así como las pautas de tamaño y los errores que se deben evitar. Si trabajás con un socio externo, pedíles que te ayuden a desarrollar este documento en el momento que estén armando la identidad de marca.

Sobre el Autor Staples Argentina

Grupo de trabajo dedicado a gestionar y producir contenido relacionado al ámbito de las Pymes y los productos de oficina, con el objetivo de brindar información de interés para la gestión y el desarrollo de la empresa.

>