El secreto para sacar adelante tu emprendimiento

Emprender: Acometer y comenzar una obra, un negocio, un empeño, especialmente si encierran dificultad o peligro. Así lo define la Real Academia Española. Por supuesto, todos aquellos que han intentado en comenzar un proyecto desde cero saben lo tedioso y laborioso que puede llegar a ser.

Si tu negocio no está en su mejor momento, no te preocupes que no estás solo. Hasta las empresas más destacadas y líderes hoy del mercado pasaron por un momento negro en su historia. Para analizar en dónde podría estar la falla del emprendimiento consultamos al profesor del IAE Gabriel Deboli.

El nos explicó que si tu negocio no está funcionando la primera pregunta para hacerse es: ¿en qué momento del plan de ejecución nos encontramos? 

Si estamos en el primer año: Debiéramos chequear ciertos aspectos del proyecto:

1. Cómo se encuentra la relación interpersonal del equipo de trabajo (motivación).
2. Si la idea que se ha planteado para resolver un problema o cubrir una necesidad es la adecuada (revisar las validaciones).
3. Cómo se plantea la Propuesta de Valor hacia el Segmento de Clientes definido (diferenciación).
4. Cómo se encuentra el mercado al cual deseás impactar: si esta maduro, estructurado y lo suficientemente grande para que pueda ser abordado por tu proyecto.

Si estamos en el segundo año: Sugiere analizar algunos temas adicionales:

1. Proyecciones e Indicadores: Siempre se prevé que estas sean lo suficientemente lógicos para poder determinar la razonabilidad de su evolución (Economics del proyecto).
2. Analizar los KPIs del proyecto: Si se han definido al principio los indicadores adecuados, medirlos e interpretarlos es clave.
3. Si el modelo de pricing y la monetización son los adecuado para el producto o servicio a comercializar.
4. Validar si el producto o servicio que ofrecemos es el esperado por el mercado y por el cual están dispuestos a pagar el precio propuesto.

“Si ya estamos finalizando el segundo año y aun no despegamos, mi propuesta es tomar los análisis hechos y hacer los pivots adecuados para poder volver a probar la iteración, y por último si no avanza nada la empresa lo mejor es dar por concluido el emprendimiento, donde recomiendo no enamorarse del mismo y desactivarlo para poder comenzar con un nuevo proyecto diferente”, sostuvo el experto.

Finalmente, recomendó nunca abandonar de emprender. “Ese es el espíritu que lleva a un emprendedor a convertirse en empresario exitoso: la resiliencia al fracaso y la perseverancia”.

Sobre el Autor Belén Marty

Periodista. Generadora de contenido en Staples Argentina. Maestrando en Economía y Ciencias Políticas.

Seguime en:
>