Cuatro preguntas clave para hacerle a un potencial inversor

(Istock)

Obtener financiamiento es una parte importante de comenzar y hacer crecer una pequeña empresa. Para muchos empresarios, eso significa encontrar la red de inversores adecuada. Si bien puede ser tentador decir “sí” a cualquier inversor que quiera financiar tu empresa, hacer negocios con el equipo equivocado puede generar grandes problemas en el futuro. Acá hay cuatro consideraciones antes de comenzar a trabajar con nuevos inversores:

1. ¿Cómo dividirías el control de tu negocio?

Los inversores generalmente requieren una parte del control de tu negocio a cambio de su apoyo financiero. ¿Cuánto control requieren y cuánto estás dispuesto a ceder? No importa qué tan bien financiados o conocedores de negocios pueda ser su inversor, es importante asegurarse de que este movimiento llevará a tu empresa en la dirección correcta. Tus inversionistas deben entender qué hace que tu negocio sea único y deben, por tanto, compartir tus metas de hacia donde querés llevarlo.

La división del control se debe detallar cuidadosamente en todos los contratos que firmes, pero también es útil hablar sobre qué tan involucrados quieren estar los inversionistas en las operaciones diarias y en la toma de decisiones. Los problemas de personalidad también son vitales: si no comparten el mismo estilo de comunicación o gestión, probablemente sea mejor seguir buscando otras opciones.

2. ¿Cuál es su historial?

Mirá cuidadosamente cómo tu potencial inversionista ha ayudado a otras empresas. Solicitá referencias e información sobre otras empresas nuevas o pequeñas empresas con las que ya han trabajado, y andá más lejos aún preguntando a la comunidad empresarial sobre este potencial inversor, así obtendrás más información sobre su historial. Hablá con otros fundadores y socios comerciales para ver qué tan útil fue el inversionista y cómo resolvieron los conflictos. Asegúrate de que tu inversionista potencial sea respetado en el mundo de los negocios; no vas a querer que tu negocio se asocie con alguien que tenga una mala reputación.

3. ¿Tienen experiencia que te beneficie directamente?

Los miembros de tu red de inversores pueden aportar mucho más que dinero a la mesa. Averiguá dónde se encuentran sus habilidades y experiencia de negocios, y considerá cómo podrían beneficiar a tu negocio. Por ejemplo, imaginá que sos dueño de una empresa de suministro de hardware. Conocés tus llaves y tus destornilladores, pero no tenés ni idea sobre marketing o sobre la administración del flujo de efectivo. Un inversor con experiencia en marketing o finanzas puede ser una buena opción, incluso si no sabe mucho sobre hardware.

Sin embargo, si tus mayores problemas comerciales son específicos de la industria, es posible que necesites a alguien que conozca tu campo en particular. Deben tener experiencia en lo que funciona y lo que no, conocer las características de tu base de clientes y estar familiarizados con tus competidores. Este conocimiento puede ayudarlos a proporcionar consejos valiosos para ayudar a que tu negocio crezca.

4. ¿Tienen conexiones regionales, nacionales o internacionales valiosas?

Dependiendo de los planes de expansión de tu negocio, considerá lo que ofrece un potencial inversionista en términos de tu red de negocios. ¿Tienen contactos valiosos en el mundo empresarial regional, nacional o internacional que podrían beneficiar a tu empresa? Esto puede ser particularmente útil si estás buscando colocar un producto en una cadena minorista, por ejemplo, o expandirte a otra provincia donde tenga poca experiencia.

Cuando se trata de invertir en tu negocio, las entrevistas van en ambos sentidos. Si bien es importante prepararse para las preguntas a las que se enfrentarán los posibles inversionistas, también es importante investigar a estas personas para asegurarte de que sean adecuadas para tu empresa. ¡Mucha suerte!

Sobre el Autor Belén Marty

Lic. en Comunicación Social, periodista y generadora de contenido.

Seguime en:
>