Cómo crear relaciones cercanas con tus clientes (y que se enamoren de tu marca)

(Istock)

No es un secreto que las personas compran a las personas que les gustan. Esa conexión personal entre un comprador y un vendedor ocurre después de que se forma y se nutre una relación comercial. Si desea crear relaciones más sólidas que conduzcan a más ventas, te compartimos cuatro consejos para comenzar.

1. Buscá comunidades online

Ya sea que sea un grupo de Facebook, una de las muchas comunidades emergentes de Slack, de LinkedIn o de Telegram, es fundamental buscar una comunidad online donde puedas codearte virtualmente con las personas en la industria de tu trabajo. Es ahí donde ocurren las conversaciones y se forman las relaciones. Estos son los nuevos desayunos de la Cámara de Comercio y los eventos de networking por la noche, pero a los que podés asistir con tus calzas de yoga a cualquier hora del día.

Las comunidades en online te permiten conectarte con personas de ideas afines de todas las provincias y ciudades. Te dan acceso único a excelentes oportunidades de colaboración. Sin embargo, estas relaciones no deberían vivir solo a través de internet…

2. Armá reuniones cara a cara

Las reuniones cara a cara siguen siendo primordiales. Una sólida relación con un cliente se forma a través de una relación más profunda, mirando a alguien a los ojos, agitando la mano y compartiendo una buena carcajada. A medida que te encontrás con más personas digitalmente, es importante que sigas abrazando el mundo offline. Programá reuniones con tus amigos de negocios virtuales mientras viajás por motivos de trabajo. Organizá fechas para el almuerzo o para el café para llevar estas relaciones fuera de Internet y al mundo real.

3. Hacé un pasito extra para hacer que la gente sonría

Como la activista por los derechos civiles de Estados Unidos Maya Angelou dijo, es posible que las personas no recuerden exactamente lo que hiciste o lo que dijiste, pero siempre recordarán cómo los hiciste sentir. Independientemente de si estás armando o no relaciones comerciales online u  offiline, hacer que alguien sonría es una gran ayuda.

Una de las maneras más fáciles de hacer esto es enviando una nota manuscrita o un pequeño regalo en fechas clave, como el aniversario de tu empresa. Este pequeño gesto hace que la persona se sienta recordada e importante. La próxima vez que tu empresa tenga algo que ofrecer, será más probable que tu nombre flote hasta el tope de tu mente.

4. Encontrá intereses en común (creá una experiencia compartida)

Con demasiada frecuencia, las empresas se centran exclusivamente en lo que ofrece la organización en lugar de enfocarse en las personas que están detrás de ella. Este enfoque miope es una oportunidad perdida. En su lugar, te conviene trabajar en la búsqueda de un terreno común. Por ejemplo, si compartís el amor por los recursos humanos, podés hablar acerca de las carreras en tu área y los consejos de crecimiento profesional además de lo que tenés para ofrecer. Cuanto más personal sea la conversación, más conectados van a estar.

Empezar a construir

El crecimiento en los negocios comienza con las relaciones que vos vayas formando. Enfocate en crear conexiones más sólidas dentro de tu red profesional y vas a ver cómo se intensifican las relaciones con tus clientes. Mucha suerte.

Sobre el Autor Belén Marty

Lic. en Comunicación Social, periodista y generadora de contenido.

Seguime en:
>