logo-web-tcq.jpg

Tema: Emprendedurismo

"Ya fue trabajar de 9 a 18"

[fa icon="calendar'] 10-05-2016 / por Belén Marty

Coworking Buenos Aires

Permuté Barracas por Palermo. Hace semanas que venía pensando en salir de las oficinas de Staples para probar el universo del coworking. “La forma de trabajar está cambiando”, leo al entrar en una de las sucursales de Urban Station en el barrio porteño de Palermo. Y es verdad. El coworking, una ya no tan nueva manera de trabajar, está cada vez más instalado en Buenos Aires.

Llegué con bufanda y la campera más abrigada del armario. El local, con piso de cemento alisado y techos altos, está bien calefaccionado, tanto que inmediatamente me quito el abrigo y busco al dueño, Marcelo Cora, que me espera para mi primer día de trabajo. Mi primer día de trabajo en oficinas compartidas.

Después de un tour por el establecimiento de dos pisos, me senté en el salón en una mesita para dos. Me busqué un café, una medialuna y abrí la notebook (dato curioso: la mía era la única computadora Windows, el resto eran todas Mac).

La mayoría de los espacios de coworking (otro espacio conocido es Área Tres) abren a las 9 y cierran entre las 21 y las 23 depende del espacio y de la zona. Cuentan con cafetería, medialunas, tostadas, té, jugos y aguas para que los clientes dispongan cuando gusten.

Atrás mío está sentado un americano que habla por Skype con quien parecería ser un cliente. A mi derecha una chica de unos 28 retoca unas fotos de moda y adelante a la izquierda trabaja un señor de unos 45 años con códigos que desde donde estoy sentada puedo imaginar que pertenecen a un programador.

Ya para las 14.30 tengo hambre. Había estado concentrada escribiendo. ¿Tan rápido pasó el tiempo? Sentía que había pasado el auto a nafta. Miro para todos lados, quería ir al baño y comprar comida. ¿Dejo las cosas acá? Pregunto a mi compañero de la izquierda, curiosa por saber qué hacía el resto de mis ahora compañeros de trabajo. “Sí, no pasa nada”. Le cuento que era mi primer día trabajando bajo esta modalidad y me dice: "Ya fue trabajar de 9 a 18, ¿no?".

El rush hour del coworking es entre las 11 y las 17. A las 9 éramos la mitad y ya para las 18 quedan los que llegaron después de almorzar. Por supuesto, esto varía. Depende de la agenda de los protagonistas.

En una de las paredes los dueños colgaron un corcho para que todos los coworkeros pinchen sus tarjetas personas. Pero también están conectados online, cada cliente puede acceder a la información y el contacto de los otros miembros. Piden ayudan, arman negocios, se pasan contactos. Todo suma.

La mayoría de ellos paga por mes, pero también puede venir cualquiera a trabajar por el día, o por cierta cantidad de horas. Contratar 1 hora, por ejemplo, cuesta como un café con leche con 2 medialunas en cualquier cafetería. También alquilan salitas cerradas para empresas chicas (termina siendo bastante más barato que alquilar una oficina fija con las garantías que eso conlleva) o simplemente para alguna reunión con un cliente.

Desde mi experiencia trabajando un día en estos espacios, estimo que el coworking es ideal para:

  • Freelancers: Hacen contactos, ideal para conseguir clientes.
  • Emprendedores: Que entran y salen todo el tiempo, tienen café libre y gratis, y un ambiente propicio para la concentración.
  • Profesionales independientes que viajan mucho.
  • Todos aquellos que hacen home office y no pueden separar el trabajo de la familia.
  • Fotógrafos: cada mesa cuanta con tres enchufes y excelente conexión a la red

Todo lo que sucede aquí parece de película. En realidad, parece de otro país. Alguno europeo, España quizás. Desde la puerta te advierten con un cartel: "Disfrutá trabajar diferente". La taza de café tiene otro mensaje relacionado a las nuevas demandas en los espacios de trabajo. Dice: "Trabajá afuera de la jaula".

Oficinas coworking¿Es tan así? Muchas empresas hoy están modificando sus ambientes para hacerlos más coincidentes con los tiempos que se viven. Menos paredes, oficinas completamente vidriadas, espacios de trabajos compartidos sin boxes, más colores, texturas, frases inspiracionales en vinilos puestos en las paredes, un comedor completo, entre otras tendencias.

Sin jefes, los coworkers, arman sus propios menus de horarios. Nadie los controla si usan o no las redes sociales, si llegan tarde, si responden los mails pendientes, o si se paran mucho a tomar café. La libertad que tienen es proporcional a la responsabilidad que recae en sus hombros.

Son las 18 y no solo respondí todos los mails, investigué unas acciones de marketing, armé un plan de publicaciones, y empecé a editar un video sino que además tuve tiempo de escribir esta columna.

Ahora voy a apagar la notebook, desenchufarla, lavar la taza, agarrar la mochila y volver a mi casa. Sonriendo.

Datos de coworking para comparar:

Los precios varían según el espacio de coworking y la modalidad que la persona elija. 

#Mesa compartida con otros emprendedores y profesionaleso mesas individuales: Entre $2.000 y $2.600 (sin iva) por mes. Incluyen frutas, infusiones, horas para utilizar las salas de reunióny wifi entre otros beneficios.

#Mesa Fija: En este caso la persona tiene un puesto reservado o fijo donde trabajar cada día. También se abona por mes entre $3.000 y $3.500. Cuenta con espacios para guardar cosas de valor sin costo. 

#Mesa por hora: Esto lo ofrecen solo algunos sitios de coworking. La hora está entre $50 y $70. Incluye coffee break (infusiones, medialunas, tostadas, frutas). Hay descuentos por cantidad de horas, por pase libre y por llevar a 1 o más amigos.

#Tu Oficina: Pueden ser desde escritorios de trabajo con diseño exclusivo hasta espacios privados y cerrados para trabajar con tu equipo. Escritorios amplios, sillas ergonómicas, con cajoneras individuales. Servicio de impresión, atículos de librería, bicicletas, lockers, etc. Aquí el precio varía bastante según la empresa de coworking. Puede ir desde $3,300por persona por mes, hasta $10.500 para una oficina para 3 personas (precio total por las 3). En cada caso, conviene averiguar.

Además, la mayoría ofrece a sus clientes la posibilidad de contratar como extra los servicios de recepción de correspondencia, mensajes, envío de encomiendas, etc. Su costo es de, aproximadamente $650 (más iva).

Para conocer espacios de coworking recomendados lee nuestro artículo: Coworking: ¿Las oficinas del futuro?

Belén Marty

Escrito por Belén Marty

Periodista. Generadora de contenido en Staples Argentina. Maestrando en Economía y Ciencias Políticas.