<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=1262427030435433&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
logo-web-tcq.jpg

Tema: Emprendedurismo

Proyecto Agua Segura, una iniciativa de un millennial que busca salvar vidas

[fa icon="calendar'] 13-07-2017 / por Belén Marty

agua segura ft.jpg

Cada año en el mundo son afectadas 1.500 millones de personas por enfermedades transmitidas por el agua. A causa de esto, muere un chico cada 90 segundos. Enfermedades relacionadas con el agua, sanidad e higiene matan aproximadamente 1 millón de personas por año.

Proyecto Agua Segura busca justamente atacar este flagelo. Es una empresa social que acerca soluciones concretas ante la crisis del agua. Buscan que todas las personas gocen del derecho al acceso al agua segura de forma sostenible. Cada escuela, hogar o centro al que acuden enfrenta una problemática diferente, desde el agua sin tratamiento y dificultades de acceso a agua, hasta la falta de información sobre temas relacionados a higiene y sanidad.

Conversamos con su fundador, Nicolás Wertheimer, un médico de 28 años que busca, a través de esta iniciativa, nada más que cambiar el mundo...

¿Estamos frente a una crisis del agua?

Sí, estamos frente a una crisis del agua. Y puede ser vista desde distintos puntos de vista. Pero te cuento desde donde yo la vi: Soy médico, estudié en la Universidad Austral y tuve la oportunidad de trabajar en hospitales públicos, en centros de primera infancia, en centros de salud tanto en zonas urbanas, periurbanas y rurales de Argentina.

Cuando me recibí fui a buscar experiencias de cómo ejercer medicina en otros países por ejemplo en Estocolmo (Suecia) y en  Filadelfia (Estados Unidos). El problema del agua llegaba al hospital a través de chicos con diarrea, chicos con casos de parasitosis… En los hospitales se usan cantidades enormes de antiparasitarios. Encima, si hay un chiquito con casos de parásitos hay que medicar a toda la familia. Además, existen muchísimos casos de desnutrición.  Hay un 17% de la población según el Observatorio de la Deuda Social de la UCA que no tiene acceso al agua de fuente mejorada. Eso quiere decir que toman agua de una fuente que puede ser de un pozo de agua, que dependiendo de la profundidad puede ser en la misma napa donde tiran los desechos.

En muchos lugares rurales aislados el consumo de agua puede ser de lluvia que se estanca y eso se contamina rápidamente. O agua de ríos o arroyos. Esa es la crisis del agua desde el punto de vista de un médico joven que vio el problema en el hospital y en las comunidades. Eso se puede prevenir. Incluso ya se han desarrollado vacunas para ciertas enfermedades.

agua segura 2.jpg

¿Cuál es la provincia más vulnerable en este sentido?

Las provincias más vulnerables a mi criterio son aquellas que están más lejos de tener infraestructura. Las de Chaco, Salta, Formosa y algunas regiones de Tucumán. Las comunidades allí tienen agua verde. Hoy están tomando agua amarilla o verde que sacaron de un charco.

¿Cuáles son las enfermedades más comunes?

Casos de diarrera que en algunos casos dispersos llevan a deshidratación, y la deshidratación lleva a la muerte. Puede ser por bacterias, virus o parásitos. Después hay enfermedades más crónicas como la desnutrición que afecta la formación del sistema nervioso central del pequeño entonces no logra tener capacidades cognitivas a lo largo de su vida por haber estado expuesto a estos los primeros 1.000 días de su vida.

¿Cómo ataca esta problemática el proyecto de Agua Segura?

Nace como un sueño cuando encontré tecnología en internet que estaba siendo estudiada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en ese momento y la publicaron como la más alta tecnología para el tratamiento del agua.  Leí y encontré la posibilidad de prevenir de una manera real, concreta y sin vueltas.

agua segura.jpgTraje la tecnología y me contacté con Julián Weich como embajador UNICEF. Le dije: “hola Julian yo soy médico y quiero llegar a más de 20 mil escuelas rurales en los lugares más dispersos de nuestro país y que estén expuestas a este problema”. Hace falta educación y llevar tecnología para solucionarlo. Julián se sumó y armamos una asociación llamada Proyecto Agua Segura en 2015. Empezamos a trabajar juntos con las escuelas rurales a través de áreas de sustentabilidad y responsabilidad social, de municipios, de fundaciones y de fondos internacionales. Hoy hicimos en dos años más de 600 proyectos en 18 provincias.

¿Cómo trabajan?

En equipo. Desde referentes y organizaciones locales de la sociedad civil, gobiernos nacionales, empresas del sector privado. Formar ese triángulo, los tres sectores (social, privado y gubernamental) trabajando juntos. Entonces se arman mesas de trabajo y se implementan los trabajos. Y la gente local desarrolla el proyecto en la comunidad organizando capacitaciones y trabajando con los chicos y adultos.

¿Cuáles son las problemáticas más comunes? ¿Es el acceso al agua una de ellas?

Encontramos que en toda comunidad rural tienen agua. ¿Pero cómo la tienen? En tachos acumulada o la sacan de un río o un arroyo cercano. Este es un país muy rico en agua. La calidad no es buena. Hay dos calidades que no se ven en las comunidades vulnerables: una es la calidad del agua y otra es la calidad de vida, asociada con como el agua llega a sus casas.

Traer por dos horas con un burro, una mula o un caballo un tanque de agua o tenerla en un tacho en tu casa tampoco es calidad de vida. La gran mayoría de las veces sí tienen agua pero no tienen infraestructura.

¿De qué se trata la parte educativa del proyecto?

Se trata de concientizar sobre cuál es la raíz del problema en los enemigos del agua (es decir, lo virus, las bacterias, los parásitos). Les mostramos a los niños y a los adultos a través del microscópico estos parásitos y es muy divertido ir a una escuela rural y ver como se divierten viendo algo que sacaron quizás de su propia fuente de agua.  A partir de ahí toman conciencia de que deben hervir el agua, deben  usar el filtro…

También damos una capacitación sobre el ciclo del agua: de dónde viene y cómo hay que cuidarla. Además,  revemos los hábitos de higiene y saneamiento. Como lo demuestra UNICEF, si los chicos se lavaran las manos con aguay  jabón podríamos evitar el 50% de las enfermedades relacionadas. El pilar de lavado de manos es muy importante.

Siempre hay que dar un paso hacia adelante. Siempre pensando en cuál sería la manera más sustentable.  

Para más información: www.aguasegura.com.ar

Suscribite a nuestro newsletter

 

Te puede interesar:

Smell Me, el emprendimiento que apuesta al olfato

Roomie, la cooperativa de la moda

Legión Extranjera: Emprender a pulmón

Belén Marty

Escrito por Belén Marty

Periodista. Generadora de contenido en Staples Argentina. Maestrando en Economía y Ciencias Políticas.