<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=1262427030435433&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
logo-web-tcq.jpg

Tema: Mujeres Arremangadas

"Los altos puestos exigen cada vez más atributos soft"

[fa icon="calendar'] 05-01-2017 / por Sil Solari

Marina Díaz Ibarra foto

Parte II de la entrevista a Marina Díaz Ibarra, ex Country Manager de Mercado Libre.

(Para leer la Parte I hacé click acá)

Hoy se plantea que hay un nuevo liderazgo justamente que amplía el concepto  con atributos que siempre fueron asociadas netamente al mundo femenino.

Para mí hay que cortar esos egos masculino/femenino. El liderazgo corporativo, al final del día, siempre va  tener que ver con comandar, con tomar decisiones rápido, con ser fuerte, con tener una visión clara, dirigir bien. Una maestra jardinera es líder de su sala y su puesto requiere otro tipo de cualidades: cuidado, pedagogía, mucha paciencia, maneja energías que yo no podría.

Lo que sí sucede hoy es que, tanto para hombres como para mujeres, los altos puestos exigen, además de los conocimientos duros, más atributos soft: el contacto personal, la empatía, el humor, el cuidado. Freddy Kofman habla de esto en La empresa consciente, sobre cómo el liderazgo va mutando y cada vez es más necesario trabajar en la empatía. En lo personal, yo tengo que laburarla más.

Decías que la mujer vive vidas de “os”, ¿por qué?

O maternidad o trabajo o realización personal o supercarrera o vivo con culpa porque...Hay demasiados estereotipos sobre la mujer. No nos enseñan que podemos soñar a tenerlo todo y la sociedad no te permite tenerlo todo. El hecho fundamental de que el trabajo dentro del hogar no sea compartido o igualitario y que eso esté socialmente aceptado y establecido en esos términos, hace que tengamos que vivir vidas de "o".

Una mujer que trabaja full time, hace más trabajo en su casa que un hombre desocupado: ella 6 horas, y la generalidad de los hombres, aún desocupados, 4 horas. Imagínate entonces en personas ocupadas. Se habla mucho de liderazgo femenino, pero hasta que no se reformulen las causas, no se va a lograr la paridad. Hay que hablar de igualdad en las responsabilidades parentales, igualdad en las necesidades del niño de tener tanto a la madre como al padre…El trabajo es simplemente una consecuencia. Hasta que no se empiece a debatir esto, cualquier otra cosa que quieras hacer para generar igualdad va ser un parche. 

¿Cómo lidiaste con las exigencias del dirigir, lograr resultados, aprender…?

Soy profe de yoga, asi que todas las mañanas medito 45 minutos y por la tarde, running. Es lo que me sostiene.

¿Qué consejos le darías a las pymes argentinas al momento de plantear sus estrategias de crecimiento a largo plazo?

Primero me parece que está bueno aclarar dos cosas: para mí hoy tenemos una visión de largo plazo más previsible. Es decir, si bien tenemos ciclos, también se habla de la planificación estratégica como país más allá de los mandatos, como lo que está construyendo con el foro Argentina 2030. Eso habla de una mayor previsibilidad.

Por otro lado, el mundo pyme en Argentina es un muy amplio: desde 2 empleados freelance que facturan $ 100.000 mensuales hasta fabricantes de zapatos con 10 empleados. Ahora con la aprobación de la Ley de Pymes se da una señal clara que se favorece el emprendimiento. Pensando en las oportunidades en dónde generar valor hay un gran campo de oportunidades para emprendimientos tecnológicos, sobre todo los que expanden la economía tradicional (como AgroTech) y, por otro lado, los inversores están cada vez más interesados en financiar proyectos sustentables pero de impacto social. Las empresas B o el cuarto sector, que si bien buscan la rentabilidad económica,  no a cualquier costo y no único móvil. El camino es ganar plata pero cambiándole la vida a la gente.

Suscribite a nuestro newsletter

¿Cuánto de eso puede construirse en Argentina? 

Es real que acá somos cortoplacistas y menos comprometidos en el proyectar, porque vimos como el trabajo duro y el ahorro de nuestros padres y abuelos se desvaneció de la noche a la mañana para muchos. Entonces nos volvió muy descreídos. Y por eso, es necesaria una articulación del gobierno para que se fomente el emprendedurismo responsable. El hecho que yo salga de una empresa como Mercado Libre y que quiera dedicarme a una aceleradora para proyectos de este cuarto sector también es una señal al mercado de que este cuarto sector es el que quiere crecer. En la Argentina desde hace unos años ya se está hablando de esto, Pedro Tarak es uno de los referentes en este tema y ya empieza a pasar.

¿Qué le puede aportar el emprendedor argentino al mundo y que le falta a la Argentina aprender del mundo?

Cuando se hizo el Argentina Investment Forum se habló muy bien de nuestro país, aunque acá se hizo muy mal trabajo en la difusión. Tenemos un espíritu súper emprendedor,  un índice de desarrollo humano muy cerca a EEUU, una mixtura de inmigrantes y visión cosmopolita.  Somos ricos en recursos naturales y humanos. Si logramos armar este hub emprendedor y esto se expande y empieza generar trabajo y valor podemos llegar a ser potencia. La Ley de Pymes es muy disruptiva y da mucho impulso, eso es algo que le podemos enseñar al mundo.

Pero todavía tenemos una brecha de desigualdad enorme...

Sí, y el gran aprendizaje que tenemos que tomar del mundo es evitar que pasé lo que le pasó a EE.UU., y el hecho de que haya ganado Trump tiene que ver con eso, es la muerte del sueño americano,  el no lograr la movilidad social, a pesar del trabajo duro. Hay que recuperar la idea del trabajo como eje del crecimiento social y económico. Creo que del mundo tendríamos que aprender el valor del orden, la ética laboral... La sociedad norteamericana, que es donde más tiempo viví, lo tiene muy incorporando por su origen de ética protestante: trabajo duro, ahorro fuerte.

¿Cómo se logra achicar la brecha?

Teniendo empresas más chicas es mucho más tangible y rápida la generación de empleo.  El tema es que para un emprendedor quiera abrir una empresa tiene que saber a dónde va con esta empresa. Y en la Argentina vos arrancas un proyecto y no hay salida. No hay mercado de capitales, no existe crédito, no existe la posibilidad de hacerla crecer y que pueda hacer un oferta pública de acciones (OPA),  donde la gente pueda cobrar dividendos…

Si lográramos tener un mercado de capital y una ley que apoye a los emprendedores,  y si logramos tener un miniecosistema en donde existan salidas, que un emprendedor pueda vender sus empresas llegado un punto de madurez... Si lográramos tener todo eso y, a su vez, un Gobierno que regule pero sin ahogar a través de impuestos no distorsivos que generen distribución real y saludable de la riqueza, podes tener un modelo bueno y sustentable en el tiempo. Yo no creo en el mercado 100% desregulado, ni que la mano invisible del mercado funcione, la riqueza sola no cascadea. Somos un pueblo con desigualdad, por lo tanto necesitamos un gobierno que pueda desarticular esa desigualdad.

 

Te puede interesar:

Legión Extranjera: Emprender a pulmón

Fundadoras de The Food Market: "El mejor consejo es salir y hacer las cosas"

Jobit, una iniciativa para reducir la pobreza a través del trabajo y la tecnología

Sil Solari

Escrito por Sil Solari

Periodista freelance. Colaboradora de la revista Ser Padres Hoy. Mamá multitask apasionada de los desafíos de la maternidad moderna y la crianza.