<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=1262427030435433&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
logo-web-tcq.jpg

Tema: PYMES, Curiosidades

El look de los contadores no balancea

[fa icon="calendar'] 12-07-2017 / por Paula Irene Mogg

contadores.jpg

Desde que iba a la Facultad que hay pica entre los contadores y los licenciados en administración. Puede que la rigurosidad de las leyes impositivas haya transformado a los primeros en el grupo más formal de económicas.

En su intento por refugiarse en la profesión, algunos descuidan su imagen. Porque, a sus looks de todos los días, les sobra negro, marrón y gris, les faltan accesorios y omiten mezclar texturas. Un guardarropa monótono, por demás simple, en el que casi no existen diferencias entre la ropa para ir a trabajar de la reservada para estar en casa implica un gran desafío para una asesora de imagen. Como tal, propongo repasar los equipos diarios, el estado de cada prenda y abrir el juego.

Ver cómo “descontracturar” ese pantalón de sastrería, color negro. Observarlo más allá del traje. Proponerlo de la mano de una básica blanca con un lindo collar o blusa de seda y blazer de jean, no le resta importancia al contenido del balance contable que se está presentando. Y la camisa blanca, con la que normalmente acompañábamos el pantalón de sastrería, bien podría hacer equipo con una falda larga y botas, para un viernes casual, de trámites, en el Consejo Profesional, por ejemplo.

Van a tener que probarse cada conjunto, delante del espejo de cuerpo entero, para ver la línea, la proporción y el balance. A los hombres, generalmente, hay que corregirles el ruedo de todos los pantalones. De frente, debe rozar el empeine haciendo un pequeño “quiebre” delantero. Cuiden el exceso de tela, ya que al caminar ofrece un aspecto desprolijo y desaliñado. De atrás, debe ser levemente más largo y coincidir con la unión del taco y el zapato. La botamanga puede ser de hasta tres centímetros, y como es el modelo más informal, no tiene que ser su primer recurso.

Suscribite a nuestro newsletter

Las camisas, blanca y celeste con cuello y/o puños blancos, son las más formales e importantes, además de ser las correctas para trajes y reuniones after eight. En cambio, los tonos lavanda, rosa, lila y blancos con fantasías, son perfectos para el día. Recuerden que, de las camisas oscuras y de los deudores incobrables, ¡nada se recupera!

Si el ancho de la corbata debe medir tanto como la parte más ancha de la solapa del traje, y el largo debe tocar la hebilla del cinturón, ¿por qué le pifian? Otro punto dónde se hacen lío es en la regla de color. El tono de la corbata debe ser más oscuro que la camisa, pero más claro que el traje. 

Siguiendo con las reglas, los calcetines deben ser de igual color o más oscuros que el traje. Hay excepciones, como en las declaraciones juradas de bienes personales o ganancias, pero es más importante recordar que las medias de color blanco, no se usan, aunque estén de moda; que las de color negro, no siempre funcionan y que nunca debería verse la pierna al sentarse.

Sin ánimo de herir sentimientos, espero que este post, concilie las cuentas de estilo y contables, a su favor.

 

Te puede interesar:

4 Tips para trabajar con freelancers

10 Secretos para que tu Power Point sea un hit

¿Reunión con inversores? 6 Tips para vender una idea

Paula Irene Mogg

Escrito por Paula Irene Mogg

Licenciada en Administración, Community Manager, asesora de imagen y personal shopper. Referente de estilo de amigas, colegas y alumnas. De sus ocurrencias nació, Vestite con Estilo, mi blog personal, que auspicia de puente entre diseñadores y clientes. El título de Mamá Blogger lo estrenó después de la llegada de Ramiro, su coequiper en la oficina y modelo de pilchitas.