logo-web-tcq.jpg

Tema: Mujeres Arremangadas

"Como líder a veces perdés contacto del entorno, del día a día"

[fa icon="calendar'] 04-01-2017 / por Sil Solari

marina ft.jpg

PARTE I

Marina Díaz Ibarra a sus 35 años llegó a una cima, disfrutó la vista y decidió ponerse un paracaídas y volver a saltar. En septiembre de 2015 regresó a la Argentina como Country Manager de Mercado Libre tras 10 años de carrera en el exterior en empresas como Unilever, Nike y Under Amour. Mercado Libre no era otra cosa que la primogénita de los unicornios tecnológicos de Argentina y octava empresa de e-commerce a nivel mundial.

Es licenciada en economía de la Universidad DiTella, tiene un posgrado en el ITBA y una maestría en Wharton School de la Universidad de Pensilvania, Estados Unidos. Y tomó, por segunda vez una decisión difícil: volver. La primera había sido irse.

Y, por segunda vez también, tuvo que plantarse en “tierra de machos”: la tecnología. La primera había sido en la división fútbol de Nike.

Y, por segunda vez,  era una industria que no era su metier: el e-commerce. La anterior habían sido las canchas y clubes, en donde con total naturalidad y simpatía, como la que surge en esta charla, le había preguntado a Pep Guardiola si él era Djokovic. “¡No sabía nada de fútbol! Me pase noches estudiando nombres de jugadores y camisetas y le pregunté si era ¡¡Djokovic!!”, confiesa.

Sin embargo, a menos de un año de estar en el cargo que la trajo a su país, en noviembre pasado presentó su renuncia por razones personales.

La primera pregunta es obligada…

¿Por qué te fuiste de Mercado Libre?

Yo estaba un poco desmotivada. Habían cambiado un poco las reglas del juego en mi posición, había cambiado mi jefe y la visión de mi jefe sobre mi posición. Al mismo tiempo había recibido, hacía unos meses, un llamado de Agustina Fainguersch, la primera mujer argentina en unirse a Singularity University, el think tank de Impact investment de Sillicon Valley, para armar equipo y pitchear para en el armado de una aceleradora de Impact Investment en Latinoamérica. De hecho, desde Singularity están promoviendo que las aceleradoras se encuentren más cerca de los puntos de impacto, y por eso apuntan a África, a Asia, y a América Latina.

 Para el que está en el mundo de los think tanks es una oportunidad extremadamente importante y en lo personal me permite explorar, expandirme y ser súper creativa en un proyecto con rentabilidad e impacto social. Llegué a una edad en donde el mundo me dio mucho y es hora de darle al mundo un poco lo que me ha dado. Tiene que ver con la búsqueda de un propósito.

¿Cuál sería?

Siempre busqué un propósito. Cuando me fui a trabajar a Nike en EE.UU., estaba muy entusiasmada con la idea de que es una compañía noble, que trabaja para el deporte. El running, en todos los up&down de mi vida, fue una fuente de autoestima y superación. Entonces, cuando entré ahí pensé: ¡Buenísimo! Vamos a hacer que más mujeres se superen; pero al segundo día un jefe me dijo: “Nosotros vendemos remeras”. Y eso me mató.

Un poco eso me venía pasando en todos mis trabajos corporativos: en algún punto del proceso el propósito se me diluía.  Daniel H. Pink en su libro Drive sostiene que para ser feliz en el trabajo, uno siempre tiene que lograr: autonomía,  expandirse, buscar un propósito y mastering (que sientas que sos bueno en lo que haces) y, si no lo sos tanto, que sientas que estas creciendo, en evolución. Si te aburrís y tu corazón no está ahí, no te puede ir genuinamente bien.

¿Qué aprendizaje te dejó dirigir Mercado Libre?

Cuando me fui, la gente me mató en un montón de cosas en el feedback que me dio. Yo pensaba que estaba más cerca de mi equipo de lo que realmente estaba. Y creo que eso fue lo primero que aprendí. Como líder a veces perdés contacto e impacto en las cosas chicas, del día a día, de tu entorno. La gente que creció, me agradeció infinito… Pero el mayor aprendizaje fue como el de Spiderman: “Un gran don, implica una gran responsabilidad”. Tomar conciencia holística de que los puestos de liderazgo tienen muchos privilegios pero también grandes responsabilidades sobre el entorno humano.

¿Te arrepentís de haber vuelto? ¿Lo sentís como una desilusión?

No, no fue una desilusión, sino un proceso y que las cosas son como tienen que ser. Si no hubiese sido por la propuesta de Mercado Libre, yo no hubiese vuelto a Argentina. Y si no hubiese vuelto, no habría surgido lo de Singularity University.

La mujer, ¿tiene que tener alguna competencia especial para lograr un puesto directivo?

Necesita tener las habilidades que requiera el puesto, ya sea hombre o mujer: capacidad analítica, de toma de decisiones, asertividad, claridad discursiva, inteligencia, conocimiento del negocio, ambición y ganas de trabajar duro. No es que la mujer necesite una característica particular…Si no los estereotipos que caen sobre la mujer, la mujer vive vidas de “os”.

Pero se suele decir que para liderar la mujer se masculina ¿Es así?

El problema no es la mujer (si se masculiniza o no), sino que se asocie a las capacidades de liderazgo con lo masculino, pero liderazgo es liderazgo. Los sesgos de género tienen que ver con que la sociedad tiene demasiado fuerte el estereotipo de mujer y del comando de la acción a cargo de los hombres. Cuando una nena en el jardín de infantes se pone a decir qué hacer y organizar un grupito le dicen: "mandona", pero si es varón le dicen líder nato. Y cuando a la nena le decís mandona, le ponés una etiqueta en la frente, con un alto costo social porque a nadie le gustan las mandonas. Sin embargo, esa nena "tiene capacidades ejecutivas para el liderazgo". Mirá la campaña Bun Bossy que hicieron en EE.UU. por este tema y participaron mujeres como Condoleeza Rice,  Byonce, Jennifer Garner entre otras.

Continuará...

Suscribite a nuestro newsletter

Te puede interesar:

"Las mujeres tenemos un aporte enorme que hacer a los espacios de poder"

"El trabajo es como una relación de pareja"

Madres y líderes: 3 miradas sobre el rol profesional de la mujer

Sil Solari

Escrito por Sil Solari

Periodista freelance. Colaboradora de la revista Ser Padres Hoy. Mamá multitask apasionada de los desafíos de la maternidad moderna y la crianza.